Toshiba Portege X30: un portátil de verdad ligero, potente y con pantalla táctil

15012435782298

  • Un kilo de peso, materiales de calidad y unas características asombrosas
  • Su precio no está al alcance de todos los bolsillos, pero el nuevo portátil de Toshiba habría que tenerlo muy en cuenta

Hace apenas un lustro, Toshiba era LA referencia indiscutida en cuanto a los portátiles corporativos en nuestro país. ¿Querías un portátil profesional? Lo más seguro es que la firma japonesa tenía un modelo capaz de cumplir con las expectativas más exigentes. Tal vez se quedaban fuera de su ámbito los equipos especializados en diseño.

¿Qué ha cambiado? ¿Toshiba ya no hace buenos portátiles? La respuesta va por otro lado. La competencia ha evolucionado con rapidez y ahora es más difícil destacar. Muchas marcas compiten en la primera liga.

Una muestra de que Toshiba sigue construyendo equipos de primerísimo nivel es la nueva serie Portege X30. He estado probando estos días el modelo D110, el mejor equipado de los dos que componen la serie. Y también el más caro, claro: 1.729 euros frente a los 1.406 euros del D-10-V.

Y ¿qué ofrece este equipo a cambio de esa nada despreciable cantidad de euros? Hablamos de un portátil “de verdad” con una pantalla de 13,3 pulgadas de diagonal. Aquí podríamos volver a abrir el melón de un debate que creo que comienza a ser excesivamente recurrente: ¿portátil, convertible, tableta…? La respuesta más acertada es la marxista: a cada uno según su necesidad.

Nada más sujetarlo se aprecian dos de las virtudes de un portátil de esta gama: ligereza y robustez. Parecen dos términos opuestos, pero el X30 los compagina muy bien. Un kilo de peso (prácticamente lo mismo que una tableta de 12 pulgadas con tapa-teclado) y un chasis de magnesio construido en panel de abeja, lo que le aporta solidez extra. Ahí se van unos cuantos euros.

La pantalla, además de ser antirreflejos para poder trabajar de verdad en movilidad, es también táctil (en el modelo que hemos probado, no en todos). También podríamos abrir aquí otro debate. ¿Pantalla táctil en un portátil cuya pantalla no se puede voltear 360 grados? Yo tengo mis dudas. A veces uso la pantalla táctil, pero la mayor parte del tiempo me conformo con el ratón, si lo tengo, o con el trackpad. Por si acaso, el X30 tiene además, un controlador del cursor en el centro del teclado que funciona muy bien (entre las letras G, H, B y N).

15012437236714

Ya que mencionamos el teclado, está retroiluminado, algo muy conveniente para escribir a oscuras y las teclas son ligeramente mayores que las de modelos similares, lo que hace que su uso sea cómodo.

El Portege X30 viene equipado con Windows 10 Pro (no voy a contar lo que tardó la actualización porque influyen muchos factores, pero llegué a despotricar profundamente contra las pesadísimas actualizaciones de Windows), pero complementado por una Bios desarrollada por Toshiba.

Generalmente, soy poco partidario de las complicaciones que suelen aportar las pieles sobre el sistema operativo puro, excepto en aspectos de seguridad extras. En este terreno, el equipo de Toshiba tiene un lector de huellas embebido en el trackpad (no es el primero que vemos, pero es una buena solución).

Además, confía la seguridad del arranque a Windows Hello. Para ello, lleva el sistema de reconocimiento facial de Intel, con su cámara, sensores láser… ¿Funciona? Sí, pero todavía le afectan mucho las condiciones de iluminación.

El procesador, no podía ser de otra forma tratándose del equipo más exigente de la serie, es un Intel Core i7 de última generación (la séptima), el 7500-U, acompañado de 16 gigas de RAM que le hacen volar. El almacenamiento se confía a una unidad de estado sólido de 256 gigas.

La batería le da autonomía suficiente para unas diez horas, aunque se le pueden sacar otras cuatro horas con una carga rápida de media hora.

En cuanto a puertos, para un portátil de un kilo, no está mal. Lleva un USB 3.0, una conexión HDMI y dos USB tipo C Thunderbolt. Quién lo iba a decir. Lo que no trae en la caja, y lo he echado de menos, es un adaptador Ethernet a USB. Me habría ahorrado algunos problemas de actualizaciones.