Pronto podrás manejar el ordenador con los ojos

15016095338535

  • O, por lo menos, darle ciertas órdenes, pues Windows 10 integrará software de seguimiento ocular en su próxima versión
  • Microsoft quiere una relación más natural entre personas y ordenadores, especialmente para aquellos con problemas de movilidad

Windows 10 prepara una actualización importante para otoño, pero antes de esta gran nueva versión, Microsoft ha empezado a preparar otras mejoras para su sistema operativo. Por ejemplo, un sistema de reconocimiento y seguimiento ocular para dar órdenes al ordenador.

Esta tecnología no ha sido creada por Microsoft, sino que se han aliado con Tobii para implantarla. Esta empresa es una pionera en el campo del seguimiento de la mirada mediante cámaras. Llevado al ordenador, esto significa que la webcam que tengas conectada puede saber a qué zona del monitor estás mirando para, por ejemplo, activar iconos o mover el cursor.

Microsoft quiere que esto sea un nuevo estándar para su sistema operativo. Si bien en la actualidad está sólo en beta, tienen previsto que sea una nueva forma de relacionarse con el ordenador junto al ratón, el teclado y las pantallas táctiles.

De momento, eso sí, sólo hay una cámara en el mercado compatible con la tecnología, la Tobbi Eye Tracker 4C. Está previsto, por supuesto, que más cámaras se puedan sumar a esta nueva idea, de modo que personas con problemas de movilidad puedan relacionarse más fácilmente con sus equipos. De este modo, se llevaría la sofisticada tecnología

El control de ordenadores mediante seguimiento ocular no es ninguna novedad, pero siempre ha sido algo extraño y poco utilizado más allá de algunos experimentos en videojuegos o en productos minoritarios. Con la mejora de las cámaras de infrarrojos y con el abaratamiento de las lentes de mayor calidad (en gran medida, por el pujante mercado móvil), se ha hecho mucho más asequible y sencillo utilizar estas técnicas en más ámbitos.

En declaraciones a Venturebeat, el CEO de Tobii Tech, Oscar Werner, asegura que “con el seguimiento ocular, los dispositivos pueden entender mejor nuestras intenciones, una habilidad clave para crear una interacción más natural entre humanos y máquinas“.