Así utilizan Internet las élites de Corea del Norte: Facebook, videojuegos y Amazon

15011775095190

  • Los videojuegos y los vídeos online suponen el 65% de la actividad de la web al norte del paralelo 38
  • La NSA atribuye el ataque con el virus WannaCry a Corea del Norte

Cotillear fotos en Facebook, navegar por Google o hacer compras en Alibabá son actividades cotidianas para muchos occidentales en internet. Sin embargo, también lo son para las élites norcoreanas con acceso a la red. Al menos detrás de una pantalla, los ciudadanos del país más hermético del mundo se comportan prácticamente igual que los occidentales y no se encuentran tan aislados del mundo exterior como figura en el imaginario colectivo.

Un estudio publicado por la consultora de inteligencia digital, Recorded Future, desgrana los hábitos de consumo digital de la élite norcoreana. Una serie de individuos selectos por el partido a los que les gusta jugar a videojuegos, ver noticias, cotillear las redes sociales, hacer compras por internet e, incluso, consumir pornografía.

De hecho, de acuerdo con el informe, el 65% de la actividad de internet en Corea del Norte corresponde al visionado de vídeos online y a los videojuegos. Entre las plataformas de contenido audiovisual más populares se encuentran Youku -que es una suerte de Youtube chino-, iTunes y varios servicios de streaming por BitTorrent y peer-to-peer. Mientras tanto, entre los videojuegos, los más populares son los de la plataforma Steam y el World of Tanks.

Las páginas web más populares son Facebook, Google, Baidu, Instagram, Alibaba, Amazon, Tencent y Apple, por este orden. Sin embargo, la empresa de Mark Zuckerberg cuenta con una destacada posición dominante muy por encima del resto.

De este modo, el estudio desmiente informaciones anteriores que aseguraban que Facebook resultaba inaccesible al norte del paralelo 38 en la península de Corea.

Pese a que la inmensa mayoría de la población no puede acceder a Internet en Corea del Norte, y deben conformarse con la intranet nacional, las élites también consumen prensa digital y se encuentran informados sobre lo que ocurre fuera de sus fronteras.

15011809851862

La forma en la que interactúan con Internet durante las primeras horas del día no es muy diferente de la de cualquier ciudadano occidental: consultan el correo electrónico, las redes sociales, leen noticias en la agencia china Xinhua y en el periódico People’s Daily, buscan vídeos en Youku o navegan por Baidu y Amazon.

“Nuestro análisis demuestran que los líderes norcoreanos y las élites gobernantes con acceso a Internet son mucho más activos y están mucho más enraizados en el mundo, la cultura popular, las noticias internacionales, los servicios y las tecnologías de lo que muchos pensaban fuera de Corea del Norte”, indica el informe. “Los líderes norcoreanos no están desconectados del mundo y las consecuencias de sus acciones”, afirma el documento.

El informe evidencia como los norcoreanos cuentan con tres formas de acceder a Internet, aunque es incapaz de precisar el número exacto de norcoreanos que cuentan con un acceso a la red de redes. La primera es la puerta de acceso de los aproximadamente 25 dominios y subdominios oficiales del país. Es decir, las páginas que acaban en .kp y representan a instituciones del gobierno. El segundo método es a través de China Netcom, que presta servicios a la Agencia de Correo y Telecomunicaciones del país. Por último, el tercer sistema de acceso es a través de una empresa rusa de satélites que manda la señal al Líbano.

A pesar de que gran parte del acceso a Internet en Corea del Norte es tremendamente similar al del mundo occidental, también existen indicios de actividades sospechosas a través de la red como el minado del Bitcoin, un sistema mediante el que un ordenador se pone al servicio de la red de esta criptomoneda a cambio de unos pequeños ingresos en la propia criptomoneda, por parte de internautas norcoreanos el 17 de mayo de 2017.

“Hasta esa fecha, no existía virtualmente ninguna actividad relacionada con los sitios o nodos del Bitcoin o utilizando puertos y protocolos específicos de Bitcoin”, asegura en informe. A partir del 17 de mayo, relata como la actividad creció de forma exponencial de cero a varios cientos al día. “El timing del minado [de Bitcoin] es importante porque empezó poco después de los ataques en mayo de WannaCray, que la NSA le ha atribuido a los servicios de inteligencia de Corea del Norte, cómo un intento de recaudar fondos para el régimen de Kim”, prosigue el documento.

El informe especula cómo a partir de esa fecha “los actores gubernamentales debieron darse cuenta de que el movimiento de Bitcoin desde tres cuentas de rescate de WannaCry sería fácil de rastrear y una mala idea si deseaban negar la autoría del ataque“.

Asimismo, el documento de inteligencia explica que no está claro quién maneja las operaciones de minado de Bitcoin, aunque, dado el número relativamente pequeño de ordenadores en Corea del Norte y el limitado espacio de IPs, señala que “no es probable que esta intensa actividad de computación esté ocurriendo fuera del control del Estado“.

Paralelamente, el documento de inteligencia también cuenta otras actividades sospechosas desde el país de Kim Jong Un tales como “investigaciones o un posible reconocimiento de redes” de un número importante de laboratorios y centros de investigación extranjeros como la agencia espacial de la India o departamentos de investigación de ciencia y tecnología avanzada en Filipinas.

A modo de conclusiones, el informe señala que los intentos de aislar a las élites de Corea del Norte se han demostrado infructuosos, que no existe correlación alguna entre el uso de Internet y un posible lanzamiento de misiles -una de las hipótesis más extendidas hasta la fecha- y que el país de Kim Jong-Un no está lanzando operaciones cibernéticas al norte del paralelo 38.